31 may. 2016

QUEN TIVESE FLORES RADIACTIVAS!


      Hoxe rematamos, outro grupo de Fendetestas de 1º de ESO, a lectura de As flores radiactivas, de A. Fernández Paz. Temos que dicir que non conseguimos que nos enganchara coma outros libros que lemos este curso...
CEMITERIOS DE RESIDUOS RADIACTIVOS

        Na tertulia falamos sobre os temas da obra, ben actuais, por certo: O ECOLOXISMO E A IMPORTANCIA DE QUE HAXA ENERXÍAS ALTERNATIVAS (vaia barbaridade se fixo coa Fosa Atlántica, verdade?), O PACIFISMO E A NECESIDADE DE SOLUCIONAR SIN FORZA NIN VIOLENCIA OS PROBLEMAS (o exército ten, a día de hoxe, outras funcións tan importantes como a puramente militar; de feito, as labores humanitarias son unha tarefa que desempeña con frecuencia), O VALOR DA INICIATIVA PERSOAL na vida, O AMOR...


   Para rematar, falamos do papel dos SÍMBOLOS na literatura: cando o escritor quere crear un argumento en torno a valores ou ideas abstractas, recorre con frecuencia a eles, materializando o inconcreto en seres ou elementos perceptibles da realidade. A. Fernández Paz emprega AS FLORES RADIACTIVAS para mostrar o DESEXO DE PAZ; Mary Shelley creou o monstro de Frankenstein para concienciar aos lectores do PERIGO DA AMBICIÓN DESMEDIDA E IRREFLEXIVA; moitos superheroes que coñecemos tamén son símbolos: Spiderman e Superman son a MAN QUE AXUDA, a SOLIDARIDADE, a PROTECCIÓN...






26 may. 2016

UNHA INESQUECIBLE XORNADA COS PIRATAS DO EO





        
 O pasado luns, 23 de maio, visitamos aos Piratas do Eo, nome do club de lectura do IES Enrique Muruais, de A Pontenova (Lugo) . A xornada, coa que completamos o encontro entre clubes deste ano, estivo repleta de actividades e resultou moi satisfactoria no referente á interacción entre os rapaces dun e outro instituto. 




     Despois dun acolledor recibimento por parte do profesorado do clube e da dirección do centro, poidemos celebrar un encontro coa escritora Sabela Núñez Singala, profesora nese instituto. Dado que os fendetestas lemos a súa novela O agasallo de Anya, o diálogo con ela resultou moi proveitoso, non só pola experiencia literaria, senón tamén pola sinceridade do seu discurso e a solidaridade dos seus proxectos. 


         Xa no patio do colexio os piratas tíñannos preparada unha curiosa carreira de coches-globo que deixou boquiaberto a máis dun! 


        Despois tocou camiñata polo pobo, para ver o Museo da Pesca (por esa zona péscase xa salmón) e os Fornos para fundir ferro que tanta actividade tiveron na primeira metade do século pasado. Para rematar celebramos un xantar conxunto, antes de voltar a Curtis. 


          
 Unha vez máis poidemos constatar que o club de lectura abre portas que nos axudan non só a entrar no mundo da ficción, senón a percorrer camiños da realidade polos que nunca andaramos ata agora. 

25 may. 2016

LA HISTORIA DE JULIAN

     
 Esta semana, un grupo de fendetestas de 1º ESO,  hemos acabado la lectura de La historia de Julian, escrito por la misma mano que La lección de August, que tanto nos gustó.  Esta novela es una continuación del primer libro: profundiza en Julian, el muchacho que rechaza a August por su deformidad y que muestra una actitud realmente cruel con su compañero de colegio.  

       Nos ha atrapado la lectura: Julian es así porque sus padres actúan terriblemente mal. Crean una realidad paralela a la que vivimos todos y cuando aparece algo desagradable o no deseado, lo borran , lo quitan  de en medio a cualquier precio: por eso la madre de Julian borra con el photo-soph la cara de August de la foto de grupo del colegio; también por esa razón, no admiten que su hijo acosa al compañero y creen que el dinero puede solucionar todo. 

       Lo interesante  de la novela no es que Julian y sus padres tengan un problema, sino que no lo afrontan, no buscan soluciones, lo ignoran. La vida no es así: hay que aprender a ver los problemas y reflexionar sobre nuestra conducta; a veces, reconocer errores soluciona muchos conflictos. Los padres son determinantes en estos casos: son nuestros modelos, nuestros referentes a la hora de actuar; un fallo suyo posiblemente ocasione fallos  nuestros, como sucede con el protagonista. 

En la tertulia sobre la obra, todos hemos subrayado lo impactante que ha resultado la historia que la abuela cuenta a Julian sobre su relación de amistad con un muchacho minusválido que le salva la vida y que es aniquilido por los nazis, debido a su "imperfección". 

Os recomendamos esta novela: os ayudará a pensar más en lo que decís y hacéis en el día a día, os hará mejores, lo veréis. 

MATEO S. : Me ha llamado mucho la atención la hipocresía del padre de Julian. Es un abogado y resulta que no sabe actuar con justicia, no busca la verdad porque no le interesa...

FÁTIMA: Julián es un personaje que me ha gustado mucho; tengo especial interés en los personajes redondos, cambiantes, que son capaces de sorprenderte cuando ya la novela está avanzada...

JUAN: El episodio de la abuela me dejó perplejo, no me esperaba que fuese a contar una historia tan terrible y con tanto influjo en su nieto... Pobre Tourteau...

MARÍA / LAURA: Es increíble que la madre del protagonista actúe así. No tiene consideración ninguna con los demás: cree que solo ella tiene razón y que el dinero le da derecho a ella y a su familia a imponer sus decisiones. No empatizamos en absoluto con ella. 


13 may. 2016

O AGASALLO DE ANYA


 Estamos preparando o encontro  que manteremos con Sabela Núñez Singala o próximo 23 de maio no Ies Enrique Muruais (A Pontenova). Os Fendetestas de 2º ESO elaboramos unha pequena presentación sobre o seu libro O agasallo de Anya.

5 may. 2016

ENCONTRO CO CLUB DE LECTURA DO IES ENRIQUE MURUAIS (A PONTENOVA)



 Onte foi un día especial para as profesoras e o alumnado que integramos o Club de lectura Fendetestas. Desde hai meses vimos programando o encontro co club do IES Enrique Muruais, de A Pontenova (Lugo), co que contactamos a través de María, a nosa orientadora,  e este luns desenvolvemos a primeira parte da actividade, deseñada para facer medrar a competencia expresiva, social e cidadá.


Para sacar un bo proveito da xuntanza, contabamos cunha serie de actividades no centro e fóra del, que agora vos contaremos.

1. Recibimento no Salón de Actos polo director do centro e por dúas alumnas veterás dentro do noso club , para explicar aos nosos convidados quen somos e en que consiste a nosa actividade ao longo do curso.


2.Organización de dous grupos con cuarenta alumnos, máis ou menos, cada un. Un deles foi á biblioteca e distribuiuse en  4 mesas de dez compoñentes, nas que se mesturaron rapaces de Curtis e de A Pontenova: alí  tiveron a oportunidade de presentarse, de falar das súas afecións e de intercambiar experiencias lectoras. Mentres, o outro grupo acudiu aos talleres do Ciclo de Automoción, onde os profesores desta modalidade lles explicaron como traballan alí: como son as súas "aulas", que aprenden a facer nese espazo os alumnos e de que maneira. Despois dun tempo, os grupos intercambiaronse. 


3. Tras un pequeno descanso, marchamos en bus a Betanzos, para percorrer a zona antiga, onde se celebra en Xullo a Feira Medieval, e para visitar o Parque Enciclopédico do Pasatempo, onde comemos xuntos. 





       A xornada foi intensa, pero o esforzo valeu a pena... Unha vez máis poidemos confirmar que o Club de Lectura non só serve para ler e para entreter, serve tamén para medrar, non só como lectores, senón tamén como persoas. 

     E agora concentramos esforzos e ilusión xa na segunda parte do encontro: o día 23 viaxamos nós á Pontenova, para retomar o contacto entre alumnado e profesoras e para seguir descubrindo, a través do club de lectura, partes da realidade que descoñecemos. 


        Quero deixar nesta entrada o agradecemento das profesoras do club Fendetestas ao profesorado de Automoción, que prestou o seu tempo e o seu saber  para que todo se desenvolvese como estaba previsto, e tamén, ás profesoras de A Pontenova, cuia implicación foi fundamental para que todo saíse ben. 






4 may. 2016

MATAR A UN RUISEÑOR: INMENSA CALIDAD EN LA LITERATURA Y EN EL CINE



Harper Lee escribió el libro Matar a un ruiseñor sin conocer su éxito posterior,  que culminó con su adaptación al cine,  de la mano de Gregory Peck.
La escritora era primeriza y, sin embargo, Atticus marcó el corazón de muchos por su sabiduría y Jean Louise por su inocencia. El libro, narrado en primera persona por una muchachita de seis años, aborda los problemas raciales del EEUU de los años treinta. Hoy en día los problemas se repiten y la discriminación sigue teniendo mucho peso en nuestra sociedad, que defendemos concienzudamente como progresista y civilizada. También eran blancos de clase media los que acusaron a un hombre de color, Rob Patinson, de violar a una chica, aún con la certeza absoluta y un millar de pruebas sobre sus hombros, de que todo había sido una maquinación.  Y nosotros, mientras el final avanza con seguridad hacia ese terrible condena que le  dictarán a Rob, sentimos la ternura de Jean Louise y Jem  al descubrir que su padre es la única luz entre tanta oscuridad.
Criados en un ambiente hostil, difícil, donde la aceptación social es la clave para la  supervivencia, soportando la ausencia de una madre y la presión de una tía, Jem y Jean, hermanos, hijos del abogado Atticus, se convierten en pequeños rebeldes soñadores, autocríticos que descubren  progresivamente el mundo en el que viven, antes incluso de captar su importancia en él. Aprenden de Atticus ( brillantemente interpretado en la versión cinematográfica) a respetar por encima de todas las cosas, aprenden lo que es el honor, la perseverancia y la justicia. Aprenden a ser, en definitiva, dos luces más para un mundo todavía en sombras.
 
Jem es un chico muy especial en el libro y muy interesante en la película. La acción comienza cuando todavía es el pequeño que pierde los pantalones en una de sus mil aventuras  y exige, ansiosamente, una escopeta a su padre. Observamos su evolución, conmovedora,  hasta que el joven despierta de un sueño para no volver a caer en él. Su hermana es pequeña y debe protegerla, la formación intelectual es importante para desenvolverse en la vida y las escopetas sólo se usan en caso de necesidad.

Frente a este personaje encontramos a Dill, amigo y novio de Scout (si las vanas promesas de casamiento que le ofrece, tan típicas, se pueden considerar propias de  calificativo amoroso).  Dill es el opuesto de Jem,  el eterno Peter Pan de Nunca Jamás, personaje plano, infantil,  experto en travesuras, impaciente y fantasioso.  También patético (quizás por su tamaño, minúsculo,  o por su forma de hablar). Sea lo que sea nos reímos de él como nos reímos de cualquier pequeño, con cariño, mientras adoramos a Atticus por lo que representa. Además:  ¿Quién soportaría al igual que el abogado un escupitajo en la cara, hecho a propósito y por desprecio infundado?

Ahora hablemos de Jean, llamada comúnmente Scout, la narradora protagonista. Una de las mejores elecciones del libro fue elegirla precisamente a ella para describir con total sinceridad  e imparcialidad, y a la vez, con la ternura propia de su edad,  la historia que nos presenta.  Inocente y atrevida, la que se disfraza de jamón y se viste masculinamente,  vive tantas experiencias, que acaba comprendiendo   el melodrama que conforma la vida de un adulto. La opinión de los demás, las formalidades (como la anciana que los apuntaba con una escopeta por no saludarla correctamente), el trabajo, la aceptación de las leyes, las formas distintas de ver la vida… Cuando somos pequeños se nos pasan por alto este tipo de matices, apreciando sólo las posturas  más radicales  como ejemplares.  Así es, para un niño común,  la idea de lo malo  (el fantasma Bob) y lo bueno (la señora Maudie y sus bizcochos). Sin embargo, esta perspicaz niña está alerta a todas las perspectivas adultas que un niño ignora,  salvaguardando al mismo tiempo, ese  carisma propio de la infancia. Así  consigue salvar a su padre de una muchedumbre de campesinos, recordándoles lo hermoso que fue haberles conocido y compartir parte de su vida con ellos.  Uno de los campesinos, el señor Cunningham, padre del chico pobre, compañero de Scout, al que invitaron a comer, recuerda, al final, la benevolencia de la familia contra la que intentaba arremeter.  Un modelo, pues, tan ejemplar como su padre. Contagiada por el espíritu aventurero de su hermano y su amigo Dill decide embarcarse en una nueva aventura veraniega: ir tras los pasos del fantasma Boo, recluso en casa desde que intentó asesinar a su padre.  Sin embargo, el final toma un rumbo distinto y una vez más, nos engancha.  

Boo,  el hombre misterioso,  aparece en escena para salvar a los hermanos de las garras de un campesino vengativo. En la versión cinematográfica el supuesto fantasma es el actor perfecto. Sus inexistentes palabras dicen mucho más que el parlanchín de Dill o, por ejemplo,  Tom Robinson, el inocente que aparenta ser culpable por fugarse de su injusto destino: la cárcel, cuando tendría juicios posteriores  en los que rebatir su condena. Robinson es exactamente igual en mi imaginación, en el libro y en la película. Desconfiado y asustadizo, alto, fuerte y callado. Aunque no nos guste tanto su personaje (yo no sentí empatía hacia él) sí es necesario añadir que su papel es necesario y que está a la altura del libro. Tom Robinson representa el espíritu pacifista de Martin Luther King, cuya única aspiración era poder ser hombre y  no esclavo. 

Escrito en los años cincuenta,  por una mujer  valiente, cuyo coraje la impulsa a denunciar  un problema aún sangrante como los prejuicios, la novela ha sabido traspasar las barreras del espacio y tiempo para llegar hasta  nuestra sociedad, a este recóndito  pueblo llamado Curtis, para enseñarnos que la historia se repite una y otra vez: hombres contra mujeres, racismo, hipocresía, violencia y descontrol.  Está muy claro que todavía nos falta un largo camino por recorrer;  mas para hacerlo necesitamos desesperadamente cambios en la política; en la educación y lo más importante: necesitamos más humanos como Atticus.

Al fin y al cabo, Atticus es el  sueño de Harper Lee en Matar a un Ruiseñor.


                                                                                               VICTORIA IGLESIAS 1º BACH C